lunes, 19 de junio de 2017

Entre piedras...


El día 10 de junio vio la luz una antología, fruto de una gran idea, un concurso de relatos que el profesor Julio Eguaras organizó con sus estudiantes. Junto a los textos ganadores aparecen otros de la mano de escritores zamoranos que aceptamos la propuesta de Julio, acompañar.
Aquí os dejo el mío. Espero que os guste.

jueves, 30 de marzo de 2017

Mater mea

El miércoles 29 de marzo de 2017 a las ocho y media de la tarde di el Pregón de Nuestra Madre de las Angustias en mi tierra, en Zamora, y en la iglesia de San Vicente, templo que acoge a la imagen todo el año.
Cuando la Junta me lo ofreció no dudé ni un segundo, era una nueva oportunidad de abrirme en canal y sacar lo mejor de mí. Y creo que lo he conseguido, por lo menos por todas las muestras de cariño que he recibido tras el acto. Hoy soy muy feliz, lo digo bajito pero no por ello lo siento menos.

Gracias a todos los que estuvisteis presentes, los que lo hicisteis a pesar de la distancia, a todos MUCHAS MUCHAS GRACIAS.
Nunca olvidaré ese día...

(Fco Colmenero)

domingo, 18 de diciembre de 2016

Mulligan Carter sigue golpeando...

Tras la presentación el 26 de noviembre, Zamora News se hizo eco de ella junto con Salamanca RTV al día.
Ayer 17 de diciembre La Opinión de Zamora aprovechó la firma de libros que realizaba en la librería Mil Hojas para publicarme la entrevista que me hizo la periodista Natalia Sánchez recientemente a propósito de la novela Mulligan Carter.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Mulligan Carter...



Ayer tarde nacía Mulligan Carter. Fue un "parto" deseado, querido y esperado, una novela que llevaba escrita desde aquel intenso verano de 2014. Y es cierto que ya han transcurrido dos años, pero han sido meses de revisiones y de retoques, de buscar la editorial ideal y de alegrarme de que la portada la hiciera la mejor artista, Elena Ayuso, y mejor amiga, ¡suerte la mía!.
Y regreso de nuevo a la novela policiaca de la mano de la detective Margot Taylor, personaje que aparec por primera vez en 19, Clark Street, y que vive en Chicago. En esta ocasión tendrá que investigar un asesinato, esta vez en alta mar.

La presentación fue en La Salchichería, en el sobrao, en la Plaza del Oeste de la capital charra, con la escritora y amiga Ana S. Díaz de Collantes como presentadora del acto. 


Una ceremonia que resultó fuera de lo común ya que lo que comenzó siendo una presentación al uso, dio un giro al ritmo de jazz y toda la sala se teletransportó a ese Chicago de la Ley Seca, a aquellos maravillosos y locos años 20. Fue entonces cuando la periodista Virginia Wolf, del Chicago Times, anunció que la detective Margot Taylor estaba presente y que iba a realizarle una entrevista, una conversación con la que el público asistente disfrutó (o eso creo por las risas que se oían).




A poco más de un mes para concluir este año,echo la vista atrás y me emociono, la verdad es que ayer fue una noche inolvidable, para recordar toda la vida
Gracias a todos los que me acompañasteis en presencia o con el pensamiento, todas vuestras buenas vibraciones me llegaron, estad seguros.
Sed felices.



 

domingo, 8 de mayo de 2016

Padrino...

Padrino: "Dícese de la persona que ampara y protege a otra, y que a veces emplea su poder para facilitarle la consecución de algo".

La verdad es que no sé si tenías algún superpoder, lo que sí sé es que me ayudaste a darle imagen, letras, imaginación, pintura, forma, valor y, sobre todo, pasión a la vida.

Agradezco haber sido elegida por mis padres para ser tu ahijada porque valoré a través de tu persona la sensibilidad en el arte, la riqueza emocional que aportan las reuniones entre amigos, la sobremesa tras una buena comida regada de un buen vino, la magia y las leyendas de Sanabria, la belleza de un edificio en ruinas, el descubrimiento como hecho al que se llega arriesgando. Te valoré y te quise (como te sigo queriendo) como tío, padrino, amigo. Porque nadie como tú para descolgar el teléfono y llamarme, eso sí, cuando a ti te apeteciera, porque tú eras de hacer lo que te apetecía cuando te apetecía, no lo que dijeran los demás, y me preguntabas eso de "Loreta, ¿qué tal?, cuéntame, seguro que tienes algo en mente, ¿qué vas a estudiar ahora?... no eres capaz de quedarte quieta ni un segundo, eres una lagartija, ya lo decía la abuela". Y acertaba, siempre acertaba.

Llevo estos últimos días intentando reorganizar los recuerdos que tengo de mis años con tío Raúl como si de una caja de fotografías se tratara, la abro mentalmente y extraigo fotogramas al azar: una noche de verano en la casa del Lago escondida en lo alto de la escalera escuchando a Ray Charles mientras te observaba junto a tus amigos conquistar la madrugada; esa regañina a los dieciséis años (de las que dejan huella); la habitación del piano en casa de la abuela y tus grandes periplos; el olor a papel vetusto que envolvía los altillos de la tienda; una pila de fotografías antiguas, color sepia; tus susurros para que nadie te oyera contándome algo o yo a ti un secreto; tus ojos vivos tras las gafas; tus manías (algunas de ellas heredadas por mí); tu perfume (o debería decir "perfumes"); tu inteligencia; tu enorme cultura, que te labraste tú solo; tu cercanía a la hora de sentarte a la mesa con todo tipo de personalidades, desde Piñeiro, el entrañable guardián de la casa del Lago, hasta artistas de renombre.

Lo importante para ti era lo que esa persona podía ofrecerte desde dentro, sus entrañas, esas bellas entrañas que guardamos a veces recelosos y que solo alguien como tú sabía apreciar, como buen coleccionista de arte, querido tío.

A mí me conocías bien, me diste alas para volar alto, y estate seguro que las aprovecharé como mereces.

Seguimos en contacto, tío.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Nuevos poemas publicados...

Una nueva publicación llega a mi vida, cuatro breves poemas aparecerán en una Antología Poética VER S.O.S a raíz de un concurso realizado por Ediciones de Letras y en el que participé.

lunes, 14 de marzo de 2016

Todo sabe igual...

Se acerca la Semana Santa y confieso que desde el Pregón de 2012 me sentía vacía, yerma, no sabía cómo salir de la ínfima realidad semanasantera en la que había entrado. Podría contarles que este viaje me ha enseñado mucho más de lo que yo nunca hubiera imaginado, ya lo dijo alguien una vez, a veces el viaje es que nos hace a nosotros. Este año desde el periódico Zamora News me animaron a escribir unas líneas sobre mi estado de ánimo y ahí van:

Llevo meses viviendo a miles de kilómetros de la tierra que me vio nacer. Si un amigo canario me preguntara qué añoro de Zamora, además de a mi familia y amigos, hoy por hoy le diría que la Semana Santa. Seguramente mi amigo me preguntaría que por qué, que qué tiene ella que no tenga el mar, o el buceo, por poner un ejemplo de cosas que cuando estoy allí echo de menos de aquí. Podría entonces repetirme y hablar de esos diminutos detalles que nos hacen rememorar estos días con los sentidos, ese olor que se queda impregnando el aire, el sabor dulce de la despedida amarga, el tacto aterciopelado de los atardeceres cruzando el rio, la mirada del Cristo en su Tercera Caída o la melodía fúnebre y rota de la pasión; pero no, esta vez voy a ir más lejos, tan lejos como los casi 2000 kilómetros que me separan de mi Semuret.
Para sentir la Semana Santa no se necesita haberlo mamado desde niño, hay quien no ha tenido la suerte de crecer en una familia semanasantera, tampoco es óbice que no se viva en la capital, ni que en la casa las aceitadas sean el plato estrella. Para sentirla es esencial llevarla en el corazón, tan simple como eso, que a pesar de la distancia al escuchar los primeros acordes de Thalberg se te escape un suspiro, que cuando se acercan esas fechas las emociones galopen sin pausa y que una vez pisas su tierra, todo sepa igual.

miércoles, 27 de enero de 2016

Zamora es la ciudad tímida...



Zamora es la ciudad tímida que sorprende tras una muralla desdentada, arropada entre piedras románicas, que surge altiva cuando llega la Semana Santa, y parece esfumarse al llegar el invierno, tras una cortina de neblina.

Zamora es la ciudad donde juega el niño que fuimos, después de la escuela, correteando entre los rincones de la antigua Semuret, saltando a la rayuela, escondiéndose, riendo, dejando entre las piedras sonidos pretéritos.

Zamora es la ciudad que crece a trompicones, a la que volvemos los que nos fuimos, orgullosos, emocionados, ansiosos de reencontrarnos con las telarañas del pasado.

Nací, crecí y viví en Zamora, traspasé su dentellada y me mudé a otra ciudad, aun así la siento cuando regreso en sus momentos, en los momentos. De ella guardo muchos recuerdos en mi caja de galletas, olores, sonidos, silencios, sabores, tactos… y muchos juegan aún en el patio del colegio, al corro de la patata, alrededor de esa morera inmensa que alimentaba nuestras ilusiones.

Corría el año 75, el colegio al que iba era muy grande (tomo como referencia la estatura que tenia en aquel entonces), mi maestra, Doña Pilar, olía a naranjas desde la mañana. Algunos días sentía que podía volar, que las plastilinas eran el motor del mundo, de mi mundo.

La creatividad nace de un simple papel, al formarse una simple silueta, una bombilla, un triángulo, todo alimenta nuestra alma y la hace poderosamente rica.

Otros días, ansiaba llevar a papel las historias que mi cabeza creaba, mas solo tenía pinturas de cera, de colores y papel de seda. Y me siento afortunada al poseer en mis manos, aquellos primeros dibujos que hice ese año, llegando el día del Padre y el de la Madre, y que hoy día decoran la habitación de invitados.

Y pasado el tiempo, tras intentar que los sueños se hicieran realidad, estas líneas me permiten regresar a aquel pretérito escolar en la ciudad batallada, que luchó, y que no “se ganó en una hora”.



Si alguna vez sientes que escapé de ti, perdóname, no fue mi intención.

lunes, 18 de enero de 2016

Haz lo que ames...

Mi historia es especial, tiene algo que la distingue del resto y es que es mía. Si bien antes de comenzar el curso “Haz lo que ames” me consideraba una mujer sincera, con las ideas claras y sabiendo lo que quería y, sobre todo, lo que no quería para mí en este viaje vital, este curso me ha dado herramientas para fortalecer estas ideas, para manejarlas con firmeza, me ha hecho pararme a pensar que la vida es la que vivimos en este preciso instante, no aquello que estamos programando para dentro de x días. Una semana de buceo intrapersonal y de descubrimiento, de escribir mucho. A día de hoy con mi mochila personal liviana, aliviada de pesos emocionales, camino hacia algún lugar que desconozco, tampoco me importa, lo único que deseo es seguir haciéndolo con pasión. El amor mueve montañas, dicen, yo voy más allá, la pasión mueve el amor.

Todo lo que se realiza con pasión da frutos inolvidables. Y si no se lo creen entren en mi blog personal donde miles de historias aguardan lectores ávidos de esa pasión.